lunes, 26 de noviembre de 2007

Guillermina Rojas

Guillermina Rojas y Orgis (a veces Orjis, según las fuentes), natural de Tenerife, nacida hacia 1849, hija de Pedro Rojas (zapatero) y Dolores Orgis (costurera), intermedia de tres hermanos (Antonio, Guillermina, Fulgencio).

En 1854 la familia se traslada a Cádiz. En 1866 se inscribe en la Escuela Normal de Maestras de Cádiz, obteniendo el título de Maestra de Instrucción de Grado Superior en 1868. Ejerce de maestra durante meses (dos años según otras fuentes) en una escuela pública de la ciudad, periodo tras el cual renuncia a su profesión ya que considera imposible armonizar sus ideales educativos con la enseñanza que se impartía en esos momentos en las escuelas.

En sus propias palabras, en carta fechada en Madrid el 19 de Febrero de 1872: “Ha estudiado dos años en la Escuela normal de Cádiz, y recibido su título de maestra superior… Ha estado después ejerciendo dicha profesión, por espacio de dos años, en una de las escuelas públicas de aquella ciudad, hasta que, comprendiendo que era imposible poder armonizar sus ideas con la educación mística y la raquítica instrucción que se da hoy en las escuelas, presentó su dimisión y volvió a su primitiva ocupación, la cual era costurera de sastre, para ganar honradamente el sustento sin tener que violentar su conciencia abdicando vergonzosamente de sus ideas en beneficio personal”.

Organiza, junto a otras mujeres de la ciudad, una escuela femenina que sentaría las bases de la Asociación Republicana Femenina “Mariana Pineda”, de la que será presidenta. Según algunas fuentes documentales, estas actividades se desarrollarían en Cádiz en el año 1873, lo que se contradice con el resto de fechas aportadas. En la época circula por Cádiz la coplilla siguiente: “Guillermina, Guillermina, no vayas al Comité, que esas son cosas de hombres, no son cosas de mujer”.

El 22 de octubre de 1871 se traslada a Madrid, donde forma parte activa del movimiento obrero a través de una de las secciones que componen la Internacional en Madrid, llegando a ser Secretaria del Consejo Local de la Federación Madrileña. De ser cierta esta fecha, podría ser en Madrid que fundara la Escuela y Asociación de Mujeres.

Colaboró muy activamente en la prensa anarquista de la época, obteniendo fuertes críticas desde la prensa tanto conservadora como en ocasiones liberal (!), ya fuera por sus ideas como por el atrevimiento de hacerlo desde su condición femenina.

Uno de sus artículos, “La Familia”, publicado en La Emancipación en 1871, causó un gran escándalo. En ella, Guillermina Rojas denuncia la insolidaridad de los modelos vigentes de propiedad privada, patria y familia; critica las figuras del matrimonio tanto religioso como civil (instaurado éste legalmente en 1870), y aboga por la libertad de convivencia libre entre las personas o un modelo de matrimonio que permita la igualdad entre sus miembros.

Ya entrado el siglo XX, una articulista de una publicación anarquista gaditana firma como “Guillermina” en las páginas literarias. En ellas, usando prosa poética, repasa el ideario libertario. No hay acuerdo acerca de si esta escritora era Guillermina Rojas.

Guillermina fue incluida por Benito Pérez Galdós en sus Episodios Nacionales. No se conoce con certeza la fecha de su fallecimiento.

Desde la Academia queremos agradecer a la Universidad de Cádiz y a Gloria Espigado la información que con tanta amabilidad subieron a la red para la formación de todos. Quien quiera más, que enlace aquí, por ejemplo:

5 comentarios:

El Robespierre Español dijo...

Que lástima que un personaje tan interesante y tan precursor se haya perdido en las brumas de la Historia, a pesar de que el propio Galdós la convirtió en personaje. Sin duda, es la antesala de las mujeres volcadas en la política que surgieron en la segunda república, como su correligionaria Federica Montseny, Victoria Kemp, Clara Campoamor, etc.

El Duende de los Cafés dijo...

Fantástica labor de investigación. Ni siquiera sospechaba de la existencia de tan digna ciudadana. ¡Ya ven! No la recuerda ni un triste callejón sin salida.

El Mentor o Ilustrador Popular dijo...

Deberíamos abrir un apartado de "Campañas ciudadanas" de El Conciso para que no caigan en el olvido.

Campaña número 2: Una calle para Doña Guillermina Rojas, ¡ya!

Academia de Ociosos dijo...

Me gusta su idea. La he incluido provisionalmente en la lista a la derecha. Que cada miembro ilustrado la modifique según crea oportuno.

Saludos.

El Robespierre Español dijo...

Aunque antes de poner una calle, haría falta un estudio para descubrir su figura y su importancia a las nuevas generaciones.